Noticias de interés


 

 “El cosmos de la vanguardia rusa: arte y exploración espacial, 1990-1930 ” es la interesante exposición que se exhibe actualmente – y hasta el 19 de septiembre- en la Sala de la Fundación Marcelino Botín, en Santander.      

   

   
 
 
La exposición “exhibe tanto vehículos reales que propulsaron los primeros intentos de exploración espacial como las apreciaciones estéticas que acompañaron y realzaron dicha exploración, especialmente el arte de vanguardia ruso (la constelación de pintores y escultores radicales que modificaron el curso del arte ruso durante las décadas d e 1910 y 1920) Aquí encontramos  interpretaciones pictóricas del cosmos ofrecidas por Boris Ender  y Pavel Filonov, singulares motores espaciales de Solomon  Nikitrin,  bocetos astrofísicos de  Kazimir Malévich, fantasías arquitectónicas, como las ciudades flotantes de Georgy Krutikov y películas de ciencia-ficción como AELITA”  (preámbulo del Cátalogo de la exposición)   
                      

    

 

   

 

    

       

                          

Reconstrucciones de un cohete y del primer Eputnik  artificial lanzado en 1957 que se pueden ver en la exposición.  

    

Según los autores del prólogo del catálogo uno de los objetivos primordiales de esta exposición consiste en “mostrar el modo en que los artistas innovadores respondían a los progresos tecnológicos entre las décadas de 1910 y 1930” El hecho de que los vuelos, incluidos los espaciales, despertaban un interés directo en los artistas de vanguardia, queda claro en muchos  títulos, temáticas  y declaraciones que pueden asociarse a sus actividades y producciones” 
Kandinsky, Malévich, Tattlin y otros representantes de la vanguardia rusa se inspiraron en la búsqueda de otros mundos y en el cosmos, por lo que sus obras, ya en las primeras décadas del siglo XX, reflejaban, con sus vocabularios abstractos, el vuelo de los primeros aviones y los primeros experimentos espaciales que tendrían lugar.                            

    

       

Ascensión del profeta Elías en su carro de fuego s. XVI con añadidos del XIX

 

En la cabina de un avión. 1928, Alexander Labas

 

 

Sin título. 1916, Wassily Kandinsky

 

 
La temprana fascinación soviética por los viajes espaciales se vio reflejada no sólo en círculos especializados sino  que en las décadas de 1910 y 1920   la prensa popular publicó innumerables artículos sobre el espacio, la vida extraterrestre, las trayectorias físicas, los eclipses y un largo etcétera, impulsada, sin duda, por los constantes triunfos de los primeros constructores de aeroplanos, pilotos y especialistas en aerodinámica rusos. Pero también en otros ámbitos de la vida cotidiana se reflejaba este interés :  postales, fotografías, envoltorios de caramelos, películas y libros de ciencia-ficción…etc.                    

tarjeta postal

 

Anuncio para un baile de tecnólogos

 

      

 

    

 

    

 
 
 

   

película de Yakov Protazanov

 

      Además de ser uno de los primeros títulos soviéticos de ciencia-ficción, AELITA  permanece como uno de los referentes de las vanguardias artísticas del momento, futurismo y constructivismo, de las que son buen ejemplo los diseños de vestuario creados por Alexandra Exter, figura clave del Art Decó. Basada en la novela escrita por Alexei Tolstoi, AELITA se convirtió de inmediato en la producción soviética más importante y costosa de los años 20.     

 

   

Todas las ilustraciones  están tomadas del catálogo de la exposición. 

 Hace un año Antonio Santos, exbibliotecario, profesor de la UC y colaborador en este blog, impartió un ciclo de  conferencias titulado Tierras de ningún lugar: utopía y cine, al que dedicamos una entrada: Nuevos mapas del infierno. Del 26 de enero al 9 de febrero Antonio Santos retoma el ciclo donde lo dejó: el sueño utópico degenera en pesadilla apocalíptica.  El nuevo ciclo explora, a partir de una selección filmográfica en la que conviven autores clásicos y modernos de muy distinta procendencia, las seductoras contradicciones que a menudo hacen de la utopía un hermoso sueño y una inquietante posibilidad.

  

 

La primera sesión estuvo dedicada a las demodistopias: Utopías negativas en las que la población ocupa un lugar preferente. Muchos autores recuperan el discurso maltusiano, que alerta sobre amenzas como la superpoblación y la escasez de recursos. Otros al contrario  alertan sobre posibles crisis de fecundidad que pueden llevar a la humanidad al borde de la extinción.  Algunas películas se han enfrentado con estos problemas, en los que ya se reconocen  los males de la actual globalización. Es el caso de : Gattaca,  Código 46Hijos de los hombres,  El cuento de la doncella y Cuando el destino nos alcance.

La conferencia de hoy jueves 28 de enero bajo el sugerente título de  Infierno purgatorio y paraiso, presenta dos modelos de sociedades utópicas que planifican los nacimientos y las muertes de sus miembros: La fuga de Logan y la Isla. Cimentadas sobre relatos míticos que distorsionan o reescriben la historia, las sociedades distópicas se carazterizan por ser fundamentalmente iletradas y manipuladoras de su pasado. Las comunidades tiránicas persiguen al libro y a la cultura escrita, como sucede en 1984 y Farenheit 451, y , a modo de réplica,  los héroes son a menudo lectores y escritores, que usan el libro y la pluma como forma de resistencia contra la tirania.  La cultura audiovisual se impone sobre la literaria, y se utiliza el cine y la música como herramienta terapeútica perversa en obras como La naranja mecánica

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Hombres y máquinas  (3ª conferencia) el ciudadano se ve reducido a un número, una pieza de un despiadado y agresivo mecanismo social, como Chaplin en Tiempos modernos. Cualquier atisbo de individualidad es borrado, y como Chaplin los esclavos rebeldes ansían romper ataduras y huir en busca de su libertas. Otros ejemplos: THX 1131, Viva la libertad y Minority Report.

El paraíso perdido (4ª conferencia), centro espiritual por excelencia, es el lugar puro donde el hombre se comunica con sus dioses y donde la naturaleza aparece inalterada. En estos lugares bonacibles, seguros, fértiles, sus pobladores viven sin esfuerzo ni trabajo. No existen guerras  ni rencillas. Todos sus habitantes viven allí en paz y armonía.  La nostalgia del paraíso perdido es común a todas las culturas y su búsqueda proporciona el horizonte utópico por antonomasia.  Los confines edénicos no son proyectos de futuro, miran hacía un pasado mítico e ilusorio. Son numerosas las películas que se asientan en estos edenes que proponen el regreso a los origenes como vía de superación: El valleLa costa de los mosquitosLa playa.  Akira Kurosawa, de quién este año celebramos su centenario, concibió su propio paraíso regresivo en uno de sus Sueños.  Otras obras: Naves silenciosas y La taberna del irlandés

Finalmente en Heteropías: la disparidad utópica Antonio explora las heteropías:  lugares diferente, de otros parajes asentados en la realidad, pero que se sitúan al margen de la misma. De entre todas las heteropias posibles, hemos seleccionado una por su singular conexión con el espacio cinematográfico: el parque temático. Utopía concebida para la diversión, el parque es al mismo tiempo acogedor y siniestro, en el que reconocemos una impostura artificial de nuestros sueños pero también de nuestras pesadillas. Es el caso de  La isla de los juegos de Pinocho, el Parque Delos de Wetsworld, el Parque jurásico y La fábríca de chocolate, concebida por el insólito y estrafalario demiuro culinario que es Willy Wonka.

* En cursiva extractos de textos del propio Antonio Santos

 

     Hace años un amigo sueco (Ola, que es nombre) nos habló de Henning Mankell, un escritor de novela negra que según nos contó era el escritor más famoso en aquellos tiempos en Suecia. Cuando  por curiosidad  compré un par de títulos de Mankell, protagonizados por el gran Wallander , no sabía la que se nos venía encima. Una serie de  novelas que enganchan desde la primera página : Asesinos sin rostro, Los perros de Riga, La leona Blanca, El hombre sonriente, La falsa pista, La quinta mujer, Pisando los talones, Cortafuegos, La pirámide y  Antes de que hiele . Su última novela se titula El chino ( sin Wallander), con un inicio  espectacular, un lobo hambriento moviéndose entre la nieve, aunque son los hombres los que se comportan como fieras, y de fondo la China contemporánea, su transición a  una economía de mercado y su política de expansión en Africa.

 

Cortafuegos

Cortafuegos

La quinta mujer

La quinta mujer

   

 

 

 

 

 

 

   

 

     Más adelante  llegó  Milleniun de Stieg Larsson que arrasó y arrasa en las librerías y Bibliotecas. Y Milleninum tiene algo de Mankell. Leo hoy en el Diario Montañes (8 de jun 2009) en un artículo dedicado a la literatura de los países nórdicos (su año en la Fería del Libro de Madrid, dice) que esta literatura desata pasiones entre los lectores. “La clave del éxito no reside en la novela negra, sino en unos escritores que saben como pocos adentrarse en las miserias sociales globales de forma directa, amena y poética”. “Las miserias globales”, da que pensar lo tristes que son estos suecos de las novelas, lo mal que lo pasan, ¿suecos angustiados? ¿suecos de Suecia?, pues si, y parece una constante en todos estos autores.

 
Pipi Lagstrum

Pipi Lagstrum

Lisbeth Salander

Lisbeth Salander

  
 
 
  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  
     Y no paran, acaba de estrenarse en España la película Los hombres que no amaban a las mujeres   y en breve se publicará la última entrega de Milleniun: La reina en el palacio de las corrientes de aire, las últimas aventuras de Lisbeth, pirata informática, matemática brillante y Pipi  Langstrum del siglo XXI.

    Y es que Lisbeth,  tiene mucho de Pipi: casi huérfanas, rebeldes, perseguidas por maestros, policías y maleantes, pero con buenos amigos y no tan indefensas como parecen. Larsson hace una referencia a Pipi cuando Lisbeth usa como seudónimo (vol.2) V. Kulla: Villa Villerkula, “Maldita Pipi Calzaslargas..” piensa Mikael en la página siguiente. Los de mi generación nos criamos con Pipi Langstrum o Calzas Largas , quizás por eso a muchos nos gustan tanto estos autores. No quisiera olvidarme de Bergman, el otro gran referente  sueco para  nuestra generacion,   la anterior y quizas  las venideras, director de obras maestras como El séptimo sello , y éste si genio indiscutible para la mayoría de críticos y público.

 

Fotograma de la película 'El séptimo sello'

Fotograma de la película 'El séptimo sello'

    

    Dice el artículo ya citado del DM que animados los editores por el éxito llega una nueva oleada de literatura nórdica. litertura y cine, como Déjame Entrar dirigida por Tomas Alfredson y basada en la película homónima de John Ajvide Lindqvist, “un peliculón” leo  en una entrada  anónima de google  y “estupenda película” dice Lorenzo  Silva en un artículo similar sobre la pujante cultura  sueca. Y vienen otros, más novela negra de Camila LackbergLa princesa de hielo– ,  Jean LpidusTrilogía de Estocolmo–  y Maj Sjöwall y Per Wahlöö  – El policía que rie,  todos muy tristes.

 

Déjame entrar

Déjame entrar

 Tack för  Treton bollar Ola.

 

James Graham Ballard, nació en Shangai en 1930. Durante la  invasión japonesa (1937-1945) fue recluido con su familia en un campo de concentración, experiencia dramática que narró en su novela autobiográfica El imperio del Sol (1984), que Spielberg llevó al cine en 1987 y que probablemente es, junto con Crash,  su obra más conocida.  

Canibalismo otoñal (1936). Salvador Dalí
Canibalismo otoñal (1936). Salvador Dalí

 

 Ballard estuvo muy vinculado a los movimientos vanguardistas de los sesenta y fue gran admirador de Dalí y de otros pintores surrealistas. Se le considera maestro de la ciencia ficción,  renovador del género y uno de los mejores escritores en lengua inglesa del siglo XX.

Steve double photogallery

Steve double photogallery

El imperio del sol

El imperio del sol

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Además de sus novelas, de una calidad extraordinaria, los críticos destacan sus relatos, recogidos en antologías como Playa terminal, Mitos del futuro próximo y otras.  

Títulos de JG Ballard en nuestra colección:

 
La sequía

La sequía

Crash

Crash

Milagros de vida

Milagros de vida

 
 
 

 

 

 

 

 

  
Playa terminal

Playa terminal

El mundo sumergido

El mundo sumergido

Benvenidos a metro centre

Bienvenidos a metro centre

El día de la creación

El día de la creación

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más información sobre JG Ballard:

Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, blog de la Exposición  JG Ballard: autopsia del nuevo milenio

http://www.jgballard.ca/

JG Ballard, escritor y gran visionario moderno (El País, obituario)

Fallece JG Ballard, un maestro en el retrato de la contemporaneidad (Diario de Sevilla)

 

Página siguiente »